Instrucciones para desenmascarar a un profe de Mates

Share on facebook
Compartir

¡Ojo! No leas estas instrucciones si eres profe, y mucho menos profe de Matemáticas: podrías descubrir que tus dotes para la enseñanza no son de este mundo… Ni de esta galaxia.

Instrucciones_para_desenmascarar_a_tu_profe_de_Mates
Ilustración: Nuria Chicote.

Manual de instrucciones para desenmascarar a un profesor

Profesor_raruno
Profesor Trigonometrowsky.

Desde tiempos inmemoriales, probablemente desde que Pitágoras enunció su primer teorema, sobre la Humanidad se ha cernido una terrible sospecha. Ésta ha permanecido siglos sin ser desvelada, aterrorizando a generaciones enteras de niños y niñas, que alcanzaban la edad adulta sin haber podido aclarar el misterio que tiznó de pavor sus días de colegio.  

Pero por fin, tras arduas investigaciones y no pocas penurias, el profesor Catetus Minuendo Trigonometrowsky, de la Universidad de Hipotenusa (Siria), ha desarrollado un sistema para dar respuesta a la pregunta que asola a todo estudiante desde que pone por primera vez su tierno pie de infante en el colegio:

¿Es mi profe de Mates un alienígena disfrazado?

He aquí las conclusiones del profesor Trigonometrowsky, recopiladas en un manuscrito escrito de su puño y letra, antes de que se le viese corretear desnudo por la clase de álgebra, gritando: «¡El cuadrado de una lechuga es igual a su radio con tomate multiplicado por mostaza! ¡Las espinacas son fruto de una conspiración interplanetaria de los números primos!», y cosas por el estilo:

Transcripción (más o menos) exacta del manuscrito del Dr. Trigonometrowsky:

«Es un hecho probado que invasores procedentes del espacio conviven con nosotros, y que las más de las veces les gusta tomar apariencia humana, con el fin de planificar mejor la destrucción del planeta Tierra (véase el anexo “Expedientes clasificados de la N.A.S.A: lo que no nos contaron sobre los parientes extraterrestres de Trump” y “Perseo y la Medusa: ¿quién era el verdadero alien? Análisis desde el punto de vista de un peluquero”).

Alienígena_camuflado
¿Estás seguro/a de que no hay alienígenas camuflados entre el profesorado?

Una de las formas humanas más apreciadas por los alienígenas es la de profesor de Matemáticas, tal vez porque conlleva numerosas facilidades para torturar al alumnado, con el consentimiento de padres, gobiernos, y opinión pública en general.

Para poder desenmascarar a dichas criaturas bajo sus disfraces de docentes, el primer paso es conocer las diferentes tipologías extraterrestres, sus usos y costumbres, y su forma de reaccionar a las provocaciones de los estudiantes, según detallo a continuación.

Comenzaremos por un extraterrestre poco peligroso, pero particularmente molesto:

Alienígena_torturando_humanos
Tapiano en acción

Ese que disfruta arañando sin piedad la pizarra con la tiza (puede que incluso con sus uñas, cuando está de buen humor), hasta que los ojos de sus alumnos se desorbitan y comienzan a rechinarles los dientes. Procedentes del planeta Tapia, están sordos como una ídem, y resultan inmunes a los petardos colocados bajo su silla, y a cualquier otro artefacto sonoro destinado a sobresaltarlos.

Para desenmascarar a estos seres, recomiendo el uso de bombas fétidas: los tapianos tienen un olfato muy desarrollado, y si uno de estos explosivos estalla en mitad de la clase, lo más probable es que el profesor salte sobre él y se deleite revolcándose encima, como lo haría un perro en mitad del lodo. Después, solo hay que arrojar una chuleta por la ventana y el extraterrestre saldrá detrás, dando saltos de contento con la lengua fuera.

Otra clase de alienígena que se mueve a sus anchas ente ecuaciones y derivadas son los Kartesianos, del planeta Kart.

La forma de descubrirlos es fiable, pero no exenta de riesgos: hay que levantar la mano en mitad de una explicación y contar un chiste, a ser posible, malo. Cualquier Kartesiano se reirá a carcajadas sin poder evitarlo, dejando entrever al ser diminuto que controla el muñeco con forma de profesor. Sin perder un segundo, debes aprovechar el momento para verter polvos pica-pica en la boca entreabierta, y el kartesiano terminará implosionando entre carcajadas y estornudos.

Participación_en_clase

Profesoras procedentes de Marte: cuando los algoritmos juegan en tu contra.

Los profesores de matemáticas, a menudo, también suelen ser profesoras. Se calcula que un noventa por ciento de ellas, aproximadamente, son en realidad marcianas camufladas.

Profesora_de_Matemáticas
Profesora avistando un bocata de Nocilla.

Tras innumerables pruebas de ensayo y error, y con gran riesgo para mi vida, conseguí averiguar el punto débil de las marcianas: los dulces. Si alguna vez te ha desaparecido el bocadillo de nocilla, es más que probable que haya una marciana merodeando por tu colegio.

Por suerte, en esta ocasión la solución es sencilla: haz migas con algún compañero cuyos padres sean dentistas, e invítales a dar una charla en tu clase sobre higiene bucal. Las marcianas, que suelen padecer unas caries horrorosas pero temen más que nada el torno de un dentista, saldrán despavoridas y no volverán a acercarse al instituto.

Por último, si tu profesor o profesora ha superado todas estas pruebas sin revelar su naturaleza extraterrestre, lamento anunciarte que te encuentras en una situación bastante delicada. Sin lugar a dudas, estás ante el ser más peligroso sobre la faz de la Tierra: un profesor de Matemáticas AUTÉNTICO. Y uno enfurecido, seguramente. En este caso, solo me queda recomendarte que arrojes este manual lejos (no conviene dejar pruebas) y trates de escapar en el primer transbordador a Saturno, pues la destrucción de la Tierra es poco probable… pero tu suspenso en Matemáticas está asegurado.»

Más publicaciones para explorar

2 comentarios en «Instrucciones para desenmascarar a un profe de Mates»

Deja un comentario